miércoles, 31 de marzo de 2010

Café Literario: Algunos cuentos y otros desvelos.



Leí algunos de mis cuentos por primera vez en público. Por gentileza de cAsa del Escritor de Uruguay que me delegó para la actividad en el marco de la 3a. Feria del Libro en Paysandú. Sebastián Pinna me acompañó con el ukelele y Liliam Silveira me prestó su voz. Un par generoso, madre e hijo. Fue el día de la inauguración y un rato antes había disertado Washington Benavídez con su erudición pasmosa. El maestro que integró el jurado del primer cuento premiado que tengo, el profesor de Humanidades, se sentó ahí y escuchó dos cuentos. Luego se levantó y se fue. Sin mirar, lo vi irse con su ramo y su regalo. Creí que se había aburrido. Me mandó decir que le habían gustado, pero tenía que tomar el ómnibus.

domingo, 21 de marzo de 2010

Miguel Hernández decía:

Tristes guerras

si no es amor la empresa.

Tristes, tristes.

Tristes hombres

si no mueren de amores.

Tristes, tristes.

domingo, 14 de marzo de 2010

Verano. Carlos Caillabet

Verano es una novela breve que se lee de un tirón. La historia atrapa y la prosa directa, descarnada y bastante coloquial nos meten en la trama desde el comienzo. Una historia fuerte en la que no faltan las señas de un humor muy personal. A través de las vivencias de un muchacho de trece años en un barrio pobre de Montevideo a mediados de la década del sesenta, Caillabet recrea el Uruguay que fue y que ya insinuaba los problemas sociales y políticos que se vendrían. Si bien en la contratapa Mario Delgado Aparaín la llama una novela amoral, entiendo que es una novela llena de códigos de los barrios pobres de Montevideo en los que la lealtad y la solidaridad estaban por encima de todo, como lo describe el gesto de repartir con la madre de un vecino preso la plata ganada. Novela breve que precipita el final y deja al lector en ascuas. Si bien está bueno que el lector cierre por si mismo la historia creo que le faltó algo que ayudara a cerrar las claves principales.
Carlos Caillabet nació en Paysandú en 1948 y estuvo preso durante la dictadura militar. Recién después de su liberación se dedicó a la escritura, principalmente al periodismo colaborando en varios prestigiosos medios de prensa. Su primera novela Otro mundo fue publicada en el 2007 y Verano, ganó en 2009 una mención en el Premio Nacional de Narrativa organizado por la Fundación Lolita Rubial y Ediciones de la Banda Oriental. Acaba de ponerse a la venta y parece que se agota...

lunes, 1 de marzo de 2010

Claroscuro

Entre la red de hojas de los plátanos, miraba la luz colarse por la ventana y dibujar siluetas en la colcha, en sus piernas, en sus manos. Repasaba con un dedo el leve movimiento de las sombras, de los contornos grises, del sol intercalado con el frío. Adivinaba figuras recortadas sobre la manta, sobre la alfombra o sobre su armario. Presentía sonidos de aire entre las ramas, luz entre las hojas y polvo entre las sábanas.

Las siestas de sus tardes eternas eran las horas más fecundas desde hacía un tiempo, desde que lo habían despedido del trabajo.