Ir al contenido principal

En la clínica

Fui a la clínica por una contractura cervical que no cede y que ya se consumió todo el stock de Perifar flex que traje de Uruguay.

  • Nuevamente la dificultad para entender porqué no llevo el apellido de mi marido. Por lo tanto mi ficha médica no aparecía, la buscaban por la H y no aparecía. La buscaban por la M y no aparecía. Por supuesto la había archivado por la F. Yo les decía: In my country, women don’t use husband’s name y me miraban con sus hermosos ojos negros casi fuera de órbita. Tuve un minuto de lucidez y les dije We keep father’s name all life. La mujer que me tomaba la presión soltó el instrumental, me sonrió con cariño y contestó, ¡Qué hermoso! Yo lamenté mucho perder el nombre de mi padre cuando me casé.
Nos habíamos entendido.

  • La doctora, una señora madura pero no mayor que yo seguramente, escuchó el motivo de mi visita con una sonrisa. Luego, casi en sordina, con una voz que acariciaba las paredes empezó a darme una larga explicación sobre sus dolencias, similares a las mías y su imposibilidad incluso para dormir. El sábado lloraba de dolor, me confesó. Y no hay cura. No hay nada que hacer, salvo analgésicos, continuó. Ok, I want some pills, le dije, acostumbrada a los escasos minutos que un médico te dedica y por lo tanto temerosa de salir del consultorio sólo con el cuento. Pero ella seguía con su explicación del dolor que le nacía en el cuello y le continuaba hasta los dedos de la mano. Y el hormigueo y el punto de dolor en el codo. Sabía de lo que hablaba. También me contó que está intentando comprar un libro que trata el tema pero aún no ha podido porque en Canadá no le aceptan Master Card de Nigeria. Sí, ya sabemos eso. Yo me impacientaba pero ella parecía que no. Bueno, le dije, ¿sabe usted de alguien que me pueda dar un masaje? , como para ir concretando.

-¿Y para qué estoy yo aquí?-me respondió levantándose de la silla. -Yo le hago el masaje. ¿Quién mejor que alguien que sufre como usted para encontrar el punto exacto? Me tendió en la camilla y se tomó su tiempo para desatar los nudos. Luego me dio un analgésico y el nombre del libro que quería comprar para que yo también lo buscara en internet.

Estuve más de una hora y a mi marido (of course) le cobrarán U$28.

Comentarios

  1. espero que con esos masajes no se te vuelvan a anudar por un tiempo

    que lindo que esta el post !!
    cuando vuelvas y tenga algo interesante para colgar me vas a tener que dar unas clases !

    por lo pronto venimos avanzando fuerte con la propuesta para los pescadores, asi tenemos algo para colgar

    beso, y suerte ! D.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

28. LAS ACEITUNAS DE LA TIA ORIOLA

La aceitunas más saladas que se puedan preparar eran las de la tía Oriola. Las recogía de un viejo árbol de la quinta y luego de un misterioso proceso que nunca quise conocer, llenaba el gran bollón de vidrio de la cocina con aquellas gemas verdosas y gigantes. El cucharón de madera colgando del borde del frasco prometía jugosas incursiones. Durante las aburridas horas de la siesta, arrodillada en la silla de la tía, me fascinaba mirar las aceitunas a través del vidrio como al mejor de los acuarios. Las revolvía con el cucharón y esperaba que cada una cayera encontrando su mejor lugar. Y nuevamente, el cucharón con agujeritos arremolinaba el estanque verde amarillento para volver a verlas caer. Una, dos, tres. Cada tanto atrapaba una. Como experto pescador o como un gato que da el zarpazo a la presa desprevenida. Esta es para mí. El desafío era tomarla mientras nadaba, antes de llegar al fondo. Y el botín de carozos se engrosaba en montoncitos sobre la mesa como prueba irrefutable del …

26. Retomar la casa

Hace muchos muchos años que no pasaba una temporada en casa sin un plan concreto. Cada vez que tuve licencia, o bien nos íbamos a algún lado o llegaban visitas y estaba en otra. De la casa en sí, de revisar sus lastimaduras, componer sus entuertos, sanar sus heridas, ordenar los desmanes deben haber pasado los años de mi hijo mayor desde la última vez que me compenetré. Estoy aquí desde hace un mes, un mes liberador, reconstituyente. He dado vuelta cada rincón, he ordenado estantes y armarios, descartado, cambiado, organizado. Y aún falta mucho. También he escrito y leído, escuchado radio, recomenzado gimnasia y las caminatas por el río. He cocinado, lavado, planchado, incluso cosido. En algo más de una semana debo volver al trabajo pero con gusto me quedaría acá.

111. Las fachadas de Salamanca II: el astronauta y el dragón que come helado.

En la fachada norte de la Catedral de Salamanca, construida entre los siglos XV y XVI, aparece la escultura de un astronauta. Los turistas, de a montones, levantan la cabeza intentando ubicarlo entre la miríada de figuras míticas, animales,  vegetales o humanas. Al final aparece. Al costado del portal, del lado derecho y a mediana altura, un astronauta flotando en su cordón umbilical se distingue sin lugar a confusiones. La primera versión que recogí fue la clásica premonición de algún picapedrero tan ignoto como sabio. Pensé que History Channel se podría hacer un festín de ovnis y extraterrestres. Pero seguí leyendo y escuchando (¡todo lo que se puede aprender “robando oreja” a los guías con banderín!) y la respuesta es menos mágica pero más lógica. En alguna de las últimas restauraciones del siglo XX, se incorporaron estas figuras como un tributo al paso del tiempo y a lo permanente de la iglesia católica. Se encuentran también un dragón comiendo un helado en cucurucho y una liebre,…