Ir al contenido principal

Glotonería

Hay un sonido profundo, largo, como una queja sorda. Al principio es apenas audible, como si fuera el telón de fondo de tanto ruido callejero. Después aumenta su intensidad y no puedo ignorarlo. Parece que alguien gime. Presto atención. Dejo sobre la mesa los platos que acarreaba, levanto la cabeza y trato de identificar de donde viene el sonido. Parece venir de afuera. Igual que el rayo de luz que se cuela por los postigos se mete el quejido en mi cabeza. No sé si aumenta su volumen o soy yo la que lo oye por encima de los otros sonidos que se diluyen. Luego parece ceder. Ya no se escucha. Y de nuevo, apenas una queja, difícil de identificar entre la gama de sonidos del día que vuelven a hacerse significativos. Me despreocupo por instantes, parece haber cedido y continúo con mis tareas. Pero al rato comienza a aumentar el volumen de aquel quejido prolongado, como de un alma en pena. Intento por segunda vez identificar su origen y me dirijo hacia la puerta del patio segura de que viene de afuera. La entreabro y el resplandor que se mete por la ranura me enceguece por un instante. Con cautela, casi con sigilo voy sacando el cuerpo hacia afuera sin saber con qué me voy a encontrar. Cuando mi vista se acostumbra a la luz del mediodía recorro el jardín buscando algo que me identifique la fuente del sonido que ya se me ha metido bajo la piel y hace latir mis sienes al ritmo de aquella respiración pesada que crece y cede, crece y cede.

Contra el muro, al fondo, detrás del árbol viejo sobre el suelo distingo apenas un bulto oscuro que se agita al compás del quejido imperturbable. Me acerco con cuidado, como midiendo los pasos y me enfrento al vecino del fondo, caído, lastimado, con los ojos cerrados y la cara vuelta contra el muro. Una de sus piernas forma un ángulo inverosímil. Me sale en un grito: "¡Don Cosme!, ¿qué le pasó?". "Disculpe vecina", me contestó, "pero me tentaron sus ciruelas".

Publicado en Revista Hipoética. Nº 21. Mayo 2011.

Comentarios

  1. Recién cuando llegué al final me di cuenta de que ya te lo había leído, pero me encanta como mantenés el suspenso y el misterio hasta el final.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

111. Las fachadas de Salamanca II: el astronauta y el dragón que come helado.

En la fachada norte de la Catedral de Salamanca, construida entre los siglos XV y XVI, aparece la escultura de un astronauta. Los turistas, de a montones, levantan la cabeza intentando ubicarlo entre la miríada de figuras míticas, animales,  vegetales o humanas. Al final aparece. Al costado del portal, del lado derecho y a mediana altura, un astronauta flotando en su cordón umbilical se distingue sin lugar a confusiones. La primera versión que recogí fue la clásica premonición de algún picapedrero tan ignoto como sabio. Pensé que History Channel se podría hacer un festín de ovnis y extraterrestres. Pero seguí leyendo y escuchando (¡todo lo que se puede aprender “robando oreja” a los guías con banderín!) y la respuesta es menos mágica pero más lógica. En alguna de las últimas restauraciones del siglo XX, se incorporaron estas figuras como un tributo al paso del tiempo y a lo permanente de la iglesia católica. Se encuentran también un dragón comiendo un helado en cucurucho y una liebre,…

4. Me quería mirar las tetas

Desde mi cuarto, cuando tengo la ventana abierta escucho con claridad las conversaciones de los vecinos de abajo. Hoy una de las muchachas había ido al médico a lo que ella creía era sólo el trámite de renovar la tarjeta que le permite comprar una medicación permanente. Su médico, el que le recetó la medicación, estaba de licencia por lo que pidió hora con otro para que se la renovara. Según contaba, su primera sorpresa fue el interrogatorio a la que la sometió. Desde, dónde vivís y con quién, hasta averiguar si fumaba, tomaba o hacía ejercicio. Según escuché ella le dijo que toda esa información estaba en su ficha y que ella sólo necesitaba la nueva tarjeta. Parece que el médico avanzó en el interrogatorio y redondeó pidiéndole que se subiera la remera para revisarle los senos. Mi vecina no salía de su asombro y su lógica conclusión fue la del título. Yo pregunto, ¿es procedente?