Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de septiembre, 2012

241. Ahora Salto. Próximamente Rivera.

241. Frío de primavera

El que menos, se había entusiasmado con el aire tibio y los verdes y rosas dominando el paisaje. El que menos había salido a caminar por la orilla del río o a leer a una plaza. El que más ya había estrenado temporada de playa y soleras vaporosas. El que más y el que menos metieron violín en bolsa, rescataron chaquetas y lanillas y se arrimaron al fuego.

Ana en Sombras. Olga María Romero Mesías

Mi hija me lo trajo de su viaje a Cuba. Lo tomé en mis manos y leí  la contratapa. No entendí y no me entusiasmó: "El escritor se toma su tiempo para leer porque algunas palabras le duelen; reconoce en ellas las pequeñas muertes sucesivas de una muchacha, los exorcismos fallidos de sus oscuridades… Desde la esquina de un dibujo infantil la oveja reflexiona acerca de las funciones del narrador, y en otro plano erotismo versus puritanismo se convierte en el motivo de tres variaciones escolástica que juegan con las posibilidades de la historia desde la sátira como texto lúdico y lúbrico, como proceso de construcción y desconstrucción que se sustenta en el uso del pastiche, lo paródico, la exégesis ingeniosa, las revisitaciones al pasado, e incluso la crítica literaria".  Luego, internet repetía dos veces el mismo texto. Demoré en entrarle. Parecía un bodrio intelectual lleno de prosa difícil. Por darle un retorno a mi hija sobre su regalo lo puse en la mochila en uno de mis mu…

244. Superplugged. Nico Arnicho

Superplugged es una experiencia diferente. Desde el tap tap del zapateo americano y el monótono repetir de una cajita de música, se transita hacia los sonidos elementales de una calabaza que suena, el agua que cae, el eco de una caverna de cerámica, los cuencos de cuarzo respondiendo a las caricias del músico o las semillas que golpean contra las lonjas. Desde el sonido más puro y primario como el golpe de los puños sobre el pecho, Nico Arnicho integra la tecnología del mundo actual amplificando el arcoiris de posibilidades sonoras. El espectáculo te permite participar del armado de una obra musical desde la capa primigenia hasta lograr la polifonía de un coro de una sola voz. Participar de la creación de una noche de tormenta que se rasga en un grito de lechuza al final es inquietante y las hermosas canciones, sencillas, como la del birimbao de los charrúas, conmueven. Y el freedom, libertade, liberté, mi libertad, moviliza. Pasó una hora y uno sentía que recién había comenzado. Muy …

247. Un cañón dado vuelta

En la plaza Colón, en el barrio del puerto en Paysandú hay un cañón de los usados para la defensa de la ciudad, en el sitio de 1864. Como el ataque de Venancio Flores y los brasileros se hacía desde el río, las baterías apuntaban hacia allá.
Luego que Paysandú fue destruido y sus defensores derrotados, el cañón pasó a ser un recordatorio de aquel verano infame. Pero en tiempos de paz, a la Argentina no le gustó que un cañón los apuntara, así que presentaron sus diplomáticas objeciones y hubo que darlo vuelta. Nuevamente los cañones apuntando al centro de la ciudad. El monumento recuerda entonces la derrota, no la defensa.   He pasado al lado del cañón cientos de veces y no conocía esta anécdota. La leí en un reportaje a Delgado Aparaín.