martes, 30 de julio de 2013

166. Clásica y Moderna

Al revés de El Ateneo que es librería con café al fondo, Clásica y Moderna es un restaurant y cafetería con librería al fondo. En Callao apenas pasando Córdoba. Piso de adoquines, paredes de ladrillo visto, luz tenue pero direccionada, y pinturas colgadas de las paredes es un buen lugar para hacer un alto, tomar un café y comer alguna torta, que puede llegar a ser un atentado para cualquier dieta. De noche hay espectáculos, pero se paga aparte. Hoy cantaba un tal Laureno López, mañana está Rolón. Cuando empezaba a cantar "entre la cirrosis y la sobredosis/ anda siempre Muñeca" con una voz poderosa, me paré y me fui. No por el desplante. Por no pagar, nomás.

viernes, 26 de julio de 2013

La Magia de las siestas.

En la Revista Cultural Amsterdam Sur No 10 (Verano2013) editada en Amsterdam, Holanda, publicaron mi cuento La Magia de las Siestas.
Pueden verla en la siguiente dirección:http://www.amsterdamsur.nl/Portada10.html
www.amsterdamsur.nl

Agradezco a Jorge Menoni el interés y lo felicito por su tarea de unir pueblos y hacer escuchar muchas voces.  

viernes, 12 de julio de 2013

167. Orsai en Paysandú

Hola a todos:
Les quería contar que soy la distribuidora exclusiva (¡qué te crees!) de la revista Orsai en Paysandú.
En este enlace pueden ver los números a la venta y sus contenidos.
http://editorialorsai.com/revista/

Orsai es un proyecto cultural encabezado por Hernán Casciari. Hace un tiempo puse en el blog un video que explicaba de qué se trataba. Aca va de nuevo.

Si quieren comprarla, me contactan.
Saludos

168. Internet

Vago, divago. Por las paginas de internet voy de un video a otro, de un enlace a otro, respondo un mail o lo renvio. Le doy Me Gusta a un comentario en feisbuc, descargo una foto, comento, contesto. Se demora en abrir una página y paso a otra pestaña que estaba a la espera con el circulito dando vueltas. Al lado del fuego, el crepitar de la leña y el chispear de mis dedos sobre las teclas son los únicos sonidos que oigo. Hay como una respiración también, un soplido débil. ¿Es la compu o son los leños? Hay un aire que circula y silva. El tiempo pasa. Pierdo el tiempo. Nunca es cierto que "miro un minuto internet y me pongo a trabajar".

domingo, 7 de julio de 2013

El último adios. Rodolfo Santullo



Publicada por Banda Ooriental luego de obtener la mención en el concurso anual de narrativa de 2010, ésta es la sexta novela de Santullo. Yo nunca había leido nada de él, aunque es calificado como uno de los autores más prolíficos de su generación. La historia está muy bien contada y se lee de un tirón. Uno tiene la sensación de lo conocido, lo cercano. Hay una reconocible atmósfera montevideana, además que muchas citas y expresiones coloquiales remiten indudablemente a la uruguayez. La historia muy sencilla tiene una resolución clara que entra dentro de los cánones del género policial: un detective es contratado para investigar a un grafitero que ataca los autos estacionados en la calle Gutiérrez, del barrio Villa Muñoz, y vinculados a un taller mecánico. Luego aparece una muerte y un posible vínculo entre el grafitero y el asesino. El detective, entonces, que nunca había enfrentado casos de estas dimensiones, pasa por una serie de eventos que le van allanando el camino hacia la solución del problema, la que le llega en un sueño, a través del cual, se retrotrae en su memoria para descubrir  al vándalo. 
El libro tiene un prólogo de Alicia Torres, con la que coincido cuando dice: “…pervive (…) la estética de la historieta: anécdotas eficaces, acción vertiginosa, figuras estilizadas tomadas de los clásicos del género policial, que si bien entretienen al lector, reducen las posibilidades de caracterización psicológica de los personajes y dejan la sensación de que ya se leyó algo parecido muchas veces”. 
Esa es la sensación que queda: que uno ha pasado un buen rato leyendo una revista de comics.