Ir al contenido principal

109. Las fachadas de Salamanca III: la ranita en la calavera.





La rana es el emblema de Salamanca. Hay ranas de cerámica, de peluche, de papel mache, imanes con rana, camisetas con rana, jarritos con rana e incluso relojes con rana. La rana están en todos lados y en todas las cosas, pero ¿dónde está la rana?

Hay que buscarla en la fachada de la Universidad de Salamanca, frente al Patio de las Escuelas Mayores. Y no es tarea fácil. Mucho más difícil que encontrar al astronauta. Porque esta fachada es más compleja, con más planos y figuras y la ranita apenas es una protuberancia sobre una de las tres calaveras que rodean un dintel de la columna derecha. Se dice que el estudiante que la localice aprobará los exámenes. Sin embargo, la leyenda dice que representa lo efímero del placer. Es que una de las formas de ver la fachada es como la representación de la  virtud y el vicio a derecha e izquierda, respectivamente. Con la ayuda de una guía turística que le mostraba la fachada a un grupo de ancianos, pude identificar del lado izquierdo unas figuras montadas en el acto sexual al lado de otra que defecaba. Según la guía, ese par significaba que “del polvo venimos y al polvo volvemos”. También les mostró una Venus quebrada como símbolo de la vida licenciosa vencida por la virtud. “Mucho toro, mucha mujer en la mala”, les decía, “puro machismo, acá es puro machismo”, agregó. Los viejos le sonreían. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

111. Las fachadas de Salamanca II: el astronauta y el dragón que come helado.

En la fachada norte de la Catedral de Salamanca, construida entre los siglos XV y XVI, aparece la escultura de un astronauta. Los turistas, de a montones, levantan la cabeza intentando ubicarlo entre la miríada de figuras míticas, animales,  vegetales o humanas. Al final aparece. Al costado del portal, del lado derecho y a mediana altura, un astronauta flotando en su cordón umbilical se distingue sin lugar a confusiones. La primera versión que recogí fue la clásica premonición de algún picapedrero tan ignoto como sabio. Pensé que History Channel se podría hacer un festín de ovnis y extraterrestres. Pero seguí leyendo y escuchando (¡todo lo que se puede aprender “robando oreja” a los guías con banderín!) y la respuesta es menos mágica pero más lógica. En alguna de las últimas restauraciones del siglo XX, se incorporaron estas figuras como un tributo al paso del tiempo y a lo permanente de la iglesia católica. Se encuentran también un dragón comiendo un helado en cucurucho y una liebre,…

4. Me quería mirar las tetas

Desde mi cuarto, cuando tengo la ventana abierta escucho con claridad las conversaciones de los vecinos de abajo. Hoy una de las muchachas había ido al médico a lo que ella creía era sólo el trámite de renovar la tarjeta que le permite comprar una medicación permanente. Su médico, el que le recetó la medicación, estaba de licencia por lo que pidió hora con otro para que se la renovara. Según contaba, su primera sorpresa fue el interrogatorio a la que la sometió. Desde, dónde vivís y con quién, hasta averiguar si fumaba, tomaba o hacía ejercicio. Según escuché ella le dijo que toda esa información estaba en su ficha y que ella sólo necesitaba la nueva tarjeta. Parece que el médico avanzó en el interrogatorio y redondeó pidiéndole que se subiera la remera para revisarle los senos. Mi vecina no salía de su asombro y su lógica conclusión fue la del título. Yo pregunto, ¿es procedente?