sábado, 24 de enero de 2015

75. El culo de los superhéroes

Enzo y Benjamín jugaban con unos muñecos vestidos de superhéroes sentados en el piso de la sala. Uno era el Hombre Araña, el otro el Hombre de Hierro (Espaidarman y Aironman, respectivamente). También estaba Batman que no les producía gran interés porque era más chico y de colores menos brillantes.Benja tenía al Hombre Araña de la cintura y, en posición horizontal, lo hacía volar mientras producía sonidos salivales con su lengua. Enzo jugaba con el Hombre de Hierro. Saltaban autitos, se subían a una silla, chocaban entre si. De pronto Enzo miró a su muñeco por detrás, fue un segundo de contemplación y exclamó:
-¡Mirá el culo de Aironman!
Benjamín largó una carcajada exagerada y dio la vuelta a su muñeco para exclamar también:
-¡Mirá el culo de Espaidarman! -y volvieron a reirse ruidosamente mientras golpeaban el piso con sus piecitos.
Benja miró a su alrededor y vio a Batman, olvidado, al lado del balde con su larga capa negra de plástico. Lo giró también y dijo:
-¡Jajá! Batman no tiene culo.

viernes, 23 de enero de 2015

76. Fue la emoción

Raúl, de 10 años, viajó por primera vez a Montevideo este verano. Desde Durazno a la capital lo llevó su escuela a la Colonia de Vacaciones de ANEP. Toda una aventura. El viaje, el grupo, el separarse de los padres.
Desde el cerro, con el viento golpeándole la cara, vio la bahía y abandonó sus ojos en la curva que delinea la ciudad y en el misterio que une el cielo y el mar. No pudo más y se desmayó. El médico dijo: "Fue la emoción".

jueves, 22 de enero de 2015

Lejos de Ghana (Ghana must go). Taiye Selasi

El título original del libro es "Ghana must go" que es una expresión acuñada en Nigeria cuando en 1983, el gobierno obligó a los refugiados ghaneses a marcharse del país. Esta connotación histórica en el título, difícil de explicar, provocó que en cada país se publicara bajo uno que las editoriales consideraran apropiado. Para la traducción en español se llama "Lejos de Ghana", haciendo referencia a las dos puntas de la novela: la africanidad y la lejanía.
La novela es hermosa, escrita con ternura por una joven quien, al igual que los protagonistas de la novela, nació en Europa luego que sus padres debieron emigrar. 
El libro cuenta la historia de una familia africana. Kweku, el padre, es un cirujano ghanés que emigra a Boston con su mujer, Fola, madre de cuatro hijos hermosos y con talento. Pero esta familia, aparentemente perfecta, empieza a resquebrajarse cuando el padre los abandona. A partir de la muerte del padre, al comienzo del libro, Selasi reconstruye la vida de cada uno de los miembros de esta familia herida, en un tono dulce no exento de poesía. El marco de estos personajes son la diáspora en Estados Unidos y un continente desgarrado. 
He buscado datos sobre esta escritora que me hizo pensar en una "novela africana" como género, si bien ella se niega a que la etiqueten con ese término. Ella prefiere hablar de afropolitas, para definirse y definir a los protagonistas, como la fusión de africano y cosmopolita. "Supongo que Obama (de padre keniano) es el afropolita más ilustre", dice Selassi para explicar de qué se trata.
La prosa es tierna, poética y la historia se va desgranando, desentrañándose de a poco para mantener al lector atrapado hasta el final. Nuevos escritores, buenas sorpresas.

miércoles, 21 de enero de 2015

77. Enzo y los globos

Ya se hacìa la hora del cumpleaños de Martina. Las tías, la mamá y la abuela inflaban globos para armar ramilletes de dos colores. El ritmo era intenso. Enzo miraba ensimismado como se ponían un extremo en la boca y al tiempo que inflaban los cachetes llenaban los globos de aire. Crecían, los tanteaban, los sacaban con cuidado de la boca y, en la operación más difícil, ataban un nudo con la propia goma. El riesgo era que en ese segundo se desinflaran. Uno blanco, otro lila. La montaña crecía. 
Enzo seguía la operación con sus ojitos vivaces. De pronto dijo, pensativo:
-Yo soy bueno en esto de los globos.
-¿Sí? -lo alentó una de las tías. -¿Para qué sos bueno?
-Para mirar.

sábado, 17 de enero de 2015

78. Libros leidos durante el 2014

No es exhaustiva pero preferí hacerla, aunque fuera de memoria.Se puede ver en la columna derecha del blog. Este año dejé las reseñas y las recomendaciones. Cuando las hacía, la lista se iba armando sola y todo era más fácil. Ahora la reconstruí de memoria, así que pueden faltar libros. Parece que leí mucho sobre el oficio de escribir, Paul Auster bastante y me sigue entusiasmando. Descubrí a Coetzee y a Danielle Krien. Me gustó Jorge Franco y Amélie Nothomb, que sigue siendo de lo mejor entre los jóvenes. 

miércoles, 14 de enero de 2015

79. El amor y la muerte según Taiye Selasi en su libro Lejos de Ghana.

"Las relaciones de pareja sólo tienen sentido en la medida que representan un ensayo general, en miniatura, del condenado drama de la vida y la muerte. El amor nace como nace un niño. El amor crece como crece un niño. Un hombre hecho y derecho sabe de sobraque acabará muriendo, per al no haber conocido más que la vidano cree en su propia muerte. Y entonces un buen día su amor se marchita. El corazón del amor deja de palpitar y cae fulminado. De ese modo el hombre aprende que la muerte es parte de la realidad que puede existir en su propio ser, que puede ser la suya. La muerte de una mascota, de una rosa o de un familiar puede causar sufrimiento a ese hombre pero no bastará para hacerle comprender. La muerte debe tener lugar en el corazón para que creamos en ella. Cuando se le muere el amor, el hombre cree en su propia muerte."

martes, 6 de enero de 2015

80. Enzo y los oficios

La abuela de Enzo estaba cocinando. Revolvía con una cuchara de madera una mezcla de harina y leche con movimientos cadenciosos.Desde el borde de la mesada, el niño seguía los círculos que dibujaba el brazo, con el mentón apoyado sobre sus manitos entrecruzadas. La abuela notó su interés y le preguntó:
-¿Te gustaría ser cocinero cuando seas grande?
Enzo pensó unos segundos, inclinó la cabeza apenas hacia un lado y dijo:
- Puede ser. Después. Por ahora soy superhéroe.

sábado, 3 de enero de 2015

81. El 2014

2014 fue para mí un año intenso. Desde el cambio laboral, la incertidumbre electoral en la Universidad y en el país, el reubicarme, el alejarme, el volver. El cuestionamiento, la envidia, el abandono. Empezar de nuevo pero sobre la base construida. Tejer y destejer, recoger el espinel, no cejar en el intento de lo que quiero ser. Tantos matices, tantos colores reflejados en los espejos que uno mira por el agujero del caleidoscopio, con un solo ojo. como haciendo puntería. ¿Le atiné?