Ir al contenido principal

57. Una cena frugal

Trabajo entre diez y doce horas por día. Llego a casa y apenas atino a volar los zapatos. Ahora estoy sola. El perro espera que yo llegue luego de haber pasado solo en el jardín tanto tiempo como yo estuve afuera. Está ansioso. Me recibe a los saltos, saca la lengua y salta contorneándose. Le doy algo de comer y me desparramo en el sofá. Como algo que esté hecho: algo como un pedazo de queso, unas aceitunas y, cuando tengo resto, una ensalada de atún con tomate. Si hay, me tomo una copa de vino. A veces me duermo mirando la tele. Mirando cualquier cosa. Sólo es el ruido y las imágenes. 
El otro día me desperté dos horas después de haber llegado, con el cuello dolorido y la boca pastosa. La tabla, que tenía el queso que había estado comiendo, estaba limpia. El perro también dormía. La media horma de queso no apareció. Probablemente se disolvió en el estómago canino. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

111. Las fachadas de Salamanca II: el astronauta y el dragón que come helado.

En la fachada norte de la Catedral de Salamanca, construida entre los siglos XV y XVI, aparece la escultura de un astronauta. Los turistas, de a montones, levantan la cabeza intentando ubicarlo entre la miríada de figuras míticas, animales,  vegetales o humanas. Al final aparece. Al costado del portal, del lado derecho y a mediana altura, un astronauta flotando en su cordón umbilical se distingue sin lugar a confusiones. La primera versión que recogí fue la clásica premonición de algún picapedrero tan ignoto como sabio. Pensé que History Channel se podría hacer un festín de ovnis y extraterrestres. Pero seguí leyendo y escuchando (¡todo lo que se puede aprender “robando oreja” a los guías con banderín!) y la respuesta es menos mágica pero más lógica. En alguna de las últimas restauraciones del siglo XX, se incorporaron estas figuras como un tributo al paso del tiempo y a lo permanente de la iglesia católica. Se encuentran también un dragón comiendo un helado en cucurucho y una liebre,…

4. Me quería mirar las tetas

Desde mi cuarto, cuando tengo la ventana abierta escucho con claridad las conversaciones de los vecinos de abajo. Hoy una de las muchachas había ido al médico a lo que ella creía era sólo el trámite de renovar la tarjeta que le permite comprar una medicación permanente. Su médico, el que le recetó la medicación, estaba de licencia por lo que pidió hora con otro para que se la renovara. Según contaba, su primera sorpresa fue el interrogatorio a la que la sometió. Desde, dónde vivís y con quién, hasta averiguar si fumaba, tomaba o hacía ejercicio. Según escuché ella le dijo que toda esa información estaba en su ficha y que ella sólo necesitaba la nueva tarjeta. Parece que el médico avanzó en el interrogatorio y redondeó pidiéndole que se subiera la remera para revisarle los senos. Mi vecina no salía de su asombro y su lógica conclusión fue la del título. Yo pregunto, ¿es procedente?