Ir al contenido principal

La flor púrpura. Chimamanda Ngozi Adichie

Escuché (no leí) a Chimamanda Adiche (Enugu, Nigeria, 1977) por primera vez en una conferencia TED en la que hablaba de lo valioso que es no tener una sola versión de las cosas, poco tiempo después de volver de Nigeria. Ella, en dieciocho minutos, me demostró que había otra Nigeria que yo ni siquiera había intuido.
Hace muy poco encontré en una librería  de Montevideo La flor púrpura, su primera novela, que compré ni bien vi. El libro es interesante. Kambili, protagonista y narradora, es una adolescente que vive en una familia singular por lo compleja. Su padre, un empresario rico, demócrata y librepensador, se enfrenta desde las páginas de su periódico al dictador que ha tomado el poder. Pero al mismo tiempo es un fanático católico que impone un régimen dictatorial teocrático a su propia familia. Nadie escapa a los castigos físicos y hasta derramará agua hirviendo en los pies de su hija para que entienda que “esto es lo que a uno le ocurre cuando camina hacia el pecado”. (p. 192).


El libro tiene tres partes: la presentación de la familia y sus relaciones (“Antes del Domingo de Ramos”); luego las consecuencias de lo que ocurrió ese domingo (“Después del Domingo de Ramos”) y por último hay una suerte de epílogo (“El presente”). Las tres partes parecen desequilibradas en tamaño y llevan a un desenlace que se precipita. El trasfondo narrativo es siempre el de la violencia política, pero no es el centro de la trama. Los verdaderos conflictos, la esencia de la novela se plantea en la primera parte. La familia se encuentra atrapada en un mundo dominado por el fanatismo religioso, que asume como natural. Los contrastes comienzan a venir desde afuera: de la tía Ifeoma, hermana del padre y profesora de la universidad y de sus hijas, en cuya casa los hermanos pasan un tiempo y donde “la risa siempre estaba presente” (p. 141). El otro cuestionamiento del mundo familiar vendrá del propio abuelo de los niños, Nnukwu, que personifica los valores ancestrales y que, por paganos, están prohibidos. 

La novela plantea la ambigüedad de un hombre que es capaz de enfrentarse a un régimen dictatorial sangriento pero que no duda en aplicar los castigos más crueles a sus hijos y esposa en pos de un fanatismo religioso. Por otro lado, la autora pinta la psicología de la víctima criada en un mundo doméstico despótico que naturaliza los comportamientos del padre, aunque les teme y los sufre. Por confrontación con otras realidades, sin embargo, va progresando en su transición interior, aunque no logra liberarse hasta que otros lo hacen por ella al romper esta espiral de violencia. La autora pareciera decirnos que la violencia sólo se combate con violencia. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

28. LAS ACEITUNAS DE LA TIA ORIOLA

La aceitunas más saladas que se puedan preparar eran las de la tía Oriola. Las recogía de un viejo árbol de la quinta y luego de un misterioso proceso que nunca quise conocer, llenaba el gran bollón de vidrio de la cocina con aquellas gemas verdosas y gigantes. El cucharón de madera colgando del borde del frasco prometía jugosas incursiones. Durante las aburridas horas de la siesta, arrodillada en la silla de la tía, me fascinaba mirar las aceitunas a través del vidrio como al mejor de los acuarios. Las revolvía con el cucharón y esperaba que cada una cayera encontrando su mejor lugar. Y nuevamente, el cucharón con agujeritos arremolinaba el estanque verde amarillento para volver a verlas caer. Una, dos, tres. Cada tanto atrapaba una. Como experto pescador o como un gato que da el zarpazo a la presa desprevenida. Esta es para mí. El desafío era tomarla mientras nadaba, antes de llegar al fondo. Y el botín de carozos se engrosaba en montoncitos sobre la mesa como prueba irrefutable del …

26. Retomar la casa

Hace muchos muchos años que no pasaba una temporada en casa sin un plan concreto. Cada vez que tuve licencia, o bien nos íbamos a algún lado o llegaban visitas y estaba en otra. De la casa en sí, de revisar sus lastimaduras, componer sus entuertos, sanar sus heridas, ordenar los desmanes deben haber pasado los años de mi hijo mayor desde la última vez que me compenetré. Estoy aquí desde hace un mes, un mes liberador, reconstituyente. He dado vuelta cada rincón, he ordenado estantes y armarios, descartado, cambiado, organizado. Y aún falta mucho. También he escrito y leído, escuchado radio, recomenzado gimnasia y las caminatas por el río. He cocinado, lavado, planchado, incluso cosido. En algo más de una semana debo volver al trabajo pero con gusto me quedaría acá.

33. Hotel Lebac. Carlos Caillabet

Es la tercera novela de Caillabet que forma una especie de trilogía respecto a la adolescencia temprana y a una época del país. Las tres novelas se ubican en un momento histórico del Uruguay, en el que, dentro un marco general de bonanza, comienza a hacerse sentir la crisis. En este caso, una familia que desciende socialmente y debe ingresar al mundo de las pensiones: el Hotel Lebac. Este mundo se despliega en toda su diversidad y se describe a través de los ojos de un adolescente que está descubriendo el mundo.  De lectura rápida y con un tono general en el que prima el humor y la mirada irónica sobre si mismo, se van desgranando las historias de los habitantes de la pensión, como pincelazos que insinúan, más que cuentan, la vida de cada uno de ellos. El filtro es la mirada del protagonista y esta mirada, cargada de inocencia, le da un matiz puro y crudo al relato que se mantiene hasta el final. El muchacho transita por la historia a través de conflictos como la iniciación sexual o …