Ir al contenido principal

35. El Premio Nobel y la Decadencia europea. Nick Ravangel


La literatura norteamericana es una de las más brillantes de Occidente. En los dos breves siglos de existencia del país, los autores de calidad han ido amontonándose hasta formar legión. Sería ocioso y cansino nombrarlos, pero para quien guste informarse Revista Malabia ha nombrado a varios en sus Lecturas necesarias para entender el siglo XX núm. 61. Todavía hoy, esos ejemplos de brillantez siguen llegándonos. Sin embargo, el Premio Nobel de Literatura de este año, otorgado por la Academia sueca ha ido a parar al músico Bob Dylan.
No es mi intención quitar méritos a tan tremendo personaje, pero darle un premio así me parece una tomadura de pelo. ¿Por qué? Porque este premio, antes prestigioso, no lo consiguieron literatos como Proust, Nabokov, Kafka, Borges, Roa Bastos, Cortázar, Tolstoi, Zola, Ibsen, Valèry o Pérez Galdós entre otros. La comparación con el ganador actual es incluso ofensiva. Hace poco un jugador de fútbol salvó la vida de un colega que se había desplomado en el campo de juego aplicándole primeros auxilios. ¿Por qué no lo consideramos para el Nobel de Medicina? O quizá, teniendo en cuenta el auge de los programas sobre gastronomía en televisión, sería interesante darle el Nobel de Química a algún conocido cocinero.
Todo esto suena disparatado, aunque lo es tanto como otorgarle el Nobel de la Paz a Obama o a la Unión Europea, como ya se ha hecho. O darle el Nobel de Economía a la escuela de Chicago y dos años después a quienes opinaban exactamente lo contrario.
La cultura de masas ha llegado a un punto intolerable. Ya no le alcanza con dedicar todos sus esfuerzos a bombardearnos desde televisión, radio, diarios y revistas con sus productos simples y entretenidos. Ahora, para colmo, se han sumado al circo instituciones que creíamos honorables e independientes.
Mientras tanto, la literatura, la verdadera, esa que al decir de Sartre (que tuvo la dignidad de rechazar el Nobel de Literatura porque se consideraba un filósofo) exige dedicación, esfuerzo y responsabilidad, ha sido abandonada miserablemente por los Estados, responsables de la cultura dentro de sus fronteras.
Estamos en manos de las multinacionales mediáticas y nos tragamos lo que les conviene. Sería hora de ir plantando cara.
Hace unos días Oliver Stone presentó su nueva película sobre Snowden en Escandinavia. Como no tiene pelos en la lengua dijo que esos países actúan al servicio de la política exterior de Estados Unidos. ¿Tendrá algo que ver el premio con esto?
Para terminar dejo un par de nombres de autores que merecerían el Nobel más que un músico y están vivos: el argentino Ricardo Piglia y la estadounidense S. E. Hinton, autora de The outsiders. Que cada uno agregue el suyo.
Revista Malabia. suplemento: Literatura y sociedad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

28. LAS ACEITUNAS DE LA TIA ORIOLA

La aceitunas más saladas que se puedan preparar eran las de la tía Oriola. Las recogía de un viejo árbol de la quinta y luego de un misterioso proceso que nunca quise conocer, llenaba el gran bollón de vidrio de la cocina con aquellas gemas verdosas y gigantes. El cucharón de madera colgando del borde del frasco prometía jugosas incursiones. Durante las aburridas horas de la siesta, arrodillada en la silla de la tía, me fascinaba mirar las aceitunas a través del vidrio como al mejor de los acuarios. Las revolvía con el cucharón y esperaba que cada una cayera encontrando su mejor lugar. Y nuevamente, el cucharón con agujeritos arremolinaba el estanque verde amarillento para volver a verlas caer. Una, dos, tres. Cada tanto atrapaba una. Como experto pescador o como un gato que da el zarpazo a la presa desprevenida. Esta es para mí. El desafío era tomarla mientras nadaba, antes de llegar al fondo. Y el botín de carozos se engrosaba en montoncitos sobre la mesa como prueba irrefutable del …

26. Retomar la casa

Hace muchos muchos años que no pasaba una temporada en casa sin un plan concreto. Cada vez que tuve licencia, o bien nos íbamos a algún lado o llegaban visitas y estaba en otra. De la casa en sí, de revisar sus lastimaduras, componer sus entuertos, sanar sus heridas, ordenar los desmanes deben haber pasado los años de mi hijo mayor desde la última vez que me compenetré. Estoy aquí desde hace un mes, un mes liberador, reconstituyente. He dado vuelta cada rincón, he ordenado estantes y armarios, descartado, cambiado, organizado. Y aún falta mucho. También he escrito y leído, escuchado radio, recomenzado gimnasia y las caminatas por el río. He cocinado, lavado, planchado, incluso cosido. En algo más de una semana debo volver al trabajo pero con gusto me quedaría acá.

4. Me quería mirar las tetas

Desde mi cuarto, cuando tengo la ventana abierta escucho con claridad las conversaciones de los vecinos de abajo. Hoy una de las muchachas había ido al médico a lo que ella creía era sólo el trámite de renovar la tarjeta que le permite comprar una medicación permanente. Su médico, el que le recetó la medicación, estaba de licencia por lo que pidió hora con otro para que se la renovara. Según contaba, su primera sorpresa fue el interrogatorio a la que la sometió. Desde, dónde vivís y con quién, hasta averiguar si fumaba, tomaba o hacía ejercicio. Según escuché ella le dijo que toda esa información estaba en su ficha y que ella sólo necesitaba la nueva tarjeta. Parece que el médico avanzó en el interrogatorio y redondeó pidiéndole que se subiera la remera para revisarle los senos. Mi vecina no salía de su asombro y su lógica conclusión fue la del título. Yo pregunto, ¿es procedente?