Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2018

9. Elena Ferrante. La frantumaglia

Un viaje por la escritura es el subtítulo de este libro de la misteriosa autora italiana, que escribe pero no se deja conocer en persona.
Dejo algunas frases:
"Ya he hecho lo suficiente por este cuento largo: lo escribí"
"Creo que, una vez escritos, los libros no necesitan en absoluto a sus autores. si tienen algo que contar, tarde o temprano encontrarán lectores; si no, no."
"Por lo demás, ¿no es cierto que las promociones cuestan? Seré la autora menos cara de la editorial. Os ahorraréis incluso mi presencia"

8. Particular extrañamiento

Ayer buscaba un libro que sabía que había leido. Entonces, volví a entrar al blog a revisar las etiquetas de Libros Leidos. Son ochenta y dos reseñas que, si no las hubiera leido, hubiera desconocido su existencia. Algunos títulos ni los recordaba. ¿Por qué será que, a veces, los textos te suenan ajenos? ¿Cuándo escribí yo esas crónicas tan sesudas que parecen escritas por alguien que entiende? No me suenan esas palabras como mías, menos aún ese encadenamiento de palabras que forman frases que parecen de otros. Algunos dicen que cuando se produce ese extrañamiento, los textos están "prontos".

7. Retomar el ritmo

¿Cómo hacer cuando el vértigo se adueña de tu vida y pasan tantas cosas y todas tan buenas, una mejor que la otra, que se atropellan, se amontonan, te asustan?  En esa vorágine uno debe mantener el fiel, hacer equilibrio, no bandearse. La vida sigue por sus carriles habituales, uno se levanta, se baña, desayuna, revisa las noticias, sale a trabajar. Por fuera no pasa nada. Uno no evidencia nada. Es un día como cualquier otro, en tanto la panza revolotea de alegría y hasta las orejas frías aletean. Hay tanta gente a los que la vida los atropella, los enreda, los desparrama. A mí también, muchas veces. Y por eso, cuando se van cerrando círculos, los esfuerzos por los que se luchó y trabajó empiezan a rebrotar, uno se asusta porque nada más cierto que aquello de que así como lo malo acaba, lo bueno también.