Ir al contenido principal

115. Casa Peter. Cartagena de Indias





Casa Peter es una vieja casa cartagenera convertida en hotel. Como muchas de las viejas casas del casco histórico. Pero ésta no aparece en internet y no se publicita. Uno llega por referencia de conocidos. Y eso la vuelve bastante particular.    
Casa Peter era la casa del escritor Peter Tompkins que vivió allí desde los setentas y murió en 2007. Queda frente a la muralla y desde el balcón, más allá, se ve el mar.
Hoy es la mitad de la casa colonial, las que habitualmente tenían dos plantas. En la superior vivía la familia y en el piso inferior la servidumbre. En el medio, algunas casas tenían un entrepiso que llamaban mezanine. Nosotros estábamos allí. 
El resto de la casa se desarrolla alrededor de un patio de sombra generosa con árboles y frondas de todos los verdes. Domina en altura un viejo árbol de mango desde donde Juvenal Urbino todavía intenta atrapar al loro. 
El calor lo domina todo y es difícil estar afuera antes de las 18, cuando comienza a soplar la brisa marina, el alma vuelve al cuerpo y el espíritu recupera energías. 
Desde los pisos altos el viento del mar entra y refresca los sudores. Toda la arquitectura está pensada para que el aire caliente se quede arriba, muy arriba y el fresco marino circule. Por medio de banderolas que son agujeros dejados en lo alto en las paredes enfrentadas. Sin vidrios. O entre los techos, que descansan sobre vigas y dejan un espacio abierto sobre el muro. Los portales y los postigos se abren en dos partes para, aún cerrados, permitir la ventilación.
En toda Cartagena parece revivir la atmósfera de la literatura de García Márquez, en las rejas carcomidas por el salitre, en las ollas de barro, en las aldabas de los portones y en el marasmo de la tarde. 



Comentarios

  1. Si a alguien le interesa ir, le paso los datos por vía interna. Creo que hay que respetarles la reserva.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

111. Las fachadas de Salamanca II: el astronauta y el dragón que come helado.

En la fachada norte de la Catedral de Salamanca, construida entre los siglos XV y XVI, aparece la escultura de un astronauta. Los turistas, de a montones, levantan la cabeza intentando ubicarlo entre la miríada de figuras míticas, animales,  vegetales o humanas. Al final aparece. Al costado del portal, del lado derecho y a mediana altura, un astronauta flotando en su cordón umbilical se distingue sin lugar a confusiones. La primera versión que recogí fue la clásica premonición de algún picapedrero tan ignoto como sabio. Pensé que History Channel se podría hacer un festín de ovnis y extraterrestres. Pero seguí leyendo y escuchando (¡todo lo que se puede aprender “robando oreja” a los guías con banderín!) y la respuesta es menos mágica pero más lógica. En alguna de las últimas restauraciones del siglo XX, se incorporaron estas figuras como un tributo al paso del tiempo y a lo permanente de la iglesia católica. Se encuentran también un dragón comiendo un helado en cucurucho y una liebre,…

4. Me quería mirar las tetas

Desde mi cuarto, cuando tengo la ventana abierta escucho con claridad las conversaciones de los vecinos de abajo. Hoy una de las muchachas había ido al médico a lo que ella creía era sólo el trámite de renovar la tarjeta que le permite comprar una medicación permanente. Su médico, el que le recetó la medicación, estaba de licencia por lo que pidió hora con otro para que se la renovara. Según contaba, su primera sorpresa fue el interrogatorio a la que la sometió. Desde, dónde vivís y con quién, hasta averiguar si fumaba, tomaba o hacía ejercicio. Según escuché ella le dijo que toda esa información estaba en su ficha y que ella sólo necesitaba la nueva tarjeta. Parece que el médico avanzó en el interrogatorio y redondeó pidiéndole que se subiera la remera para revisarle los senos. Mi vecina no salía de su asombro y su lógica conclusión fue la del título. Yo pregunto, ¿es procedente?