Ir al contenido principal

107. La casa de las conchas. Salamanca.

Desde el Río de la Plata uno se pregunta a qué se refieren cuando todo remite a tan famosa casa. Al verla no hay dudas. Un enorme edificio todo cubierto por caparazones de crustáceos. En castellano: conchas. Fue construida como residencia particular y hoy es biblioteca pública.  Es una edificación cuadrada, enfrente de la Universidad Católica, sede de los Jesuitas, y en el centro centro de la ciudad antigua. Al menos yo siempre termino ahí: está el Carrefour y dos cajeros automáticos. Además, estos días de fiesta había casetas con pinchos de feria.
Hablando de fachadas, además de las conchas que salpican dos de sus frentes, las ventanas se guardan por rejas que ninguna es igual a


otra. Cada ventana tiene un diseño y cada diseño es singular.

Pero vayamos a las conchas. Cuenta la leyenda que un noble, que supongo de poca monta pero mucha pasta, se casó con una muchacha de familia muy conspícua, que en su escudo tenía la concha como símbolo. El hombre, que quería quedar bien con la nueva familia que lo encumbraba, llenó la fachada con la heráldica de su familia política. Pero cuando iba por la torre, recibió la visita de unos Jesuitas de la Universidad de enfrente y que hacía poco habían terminado su torre, la Clerecía, la torre más alta de Salamanca. Los curas no podían permitir que ninguna obra humana fuera más alta que la consagrada a Dios, por lo que gentilmente le sugirieron no hacerle torre alguna al castillo. Así quedó, entonces, una enorme residencia cuadrada sin elevarse para demostrar la grandeza familiar. Sin embargo, dicen los que dicen, que debajo de algunas de las conchas de la fachada hay un tesoro escondido que fue la “gentileza” de los jesuitas  por no sobrepasar la obra de dios. Uno mira la fachada y algunas conchas faltan, claramente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

28. LAS ACEITUNAS DE LA TIA ORIOLA

La aceitunas más saladas que se puedan preparar eran las de la tía Oriola. Las recogía de un viejo árbol de la quinta y luego de un misterioso proceso que nunca quise conocer, llenaba el gran bollón de vidrio de la cocina con aquellas gemas verdosas y gigantes. El cucharón de madera colgando del borde del frasco prometía jugosas incursiones. Durante las aburridas horas de la siesta, arrodillada en la silla de la tía, me fascinaba mirar las aceitunas a través del vidrio como al mejor de los acuarios. Las revolvía con el cucharón y esperaba que cada una cayera encontrando su mejor lugar. Y nuevamente, el cucharón con agujeritos arremolinaba el estanque verde amarillento para volver a verlas caer. Una, dos, tres. Cada tanto atrapaba una. Como experto pescador o como un gato que da el zarpazo a la presa desprevenida. Esta es para mí. El desafío era tomarla mientras nadaba, antes de llegar al fondo. Y el botín de carozos se engrosaba en montoncitos sobre la mesa como prueba irrefutable del …

26. Retomar la casa

Hace muchos muchos años que no pasaba una temporada en casa sin un plan concreto. Cada vez que tuve licencia, o bien nos íbamos a algún lado o llegaban visitas y estaba en otra. De la casa en sí, de revisar sus lastimaduras, componer sus entuertos, sanar sus heridas, ordenar los desmanes deben haber pasado los años de mi hijo mayor desde la última vez que me compenetré. Estoy aquí desde hace un mes, un mes liberador, reconstituyente. He dado vuelta cada rincón, he ordenado estantes y armarios, descartado, cambiado, organizado. Y aún falta mucho. También he escrito y leído, escuchado radio, recomenzado gimnasia y las caminatas por el río. He cocinado, lavado, planchado, incluso cosido. En algo más de una semana debo volver al trabajo pero con gusto me quedaría acá.

111. Las fachadas de Salamanca II: el astronauta y el dragón que come helado.

En la fachada norte de la Catedral de Salamanca, construida entre los siglos XV y XVI, aparece la escultura de un astronauta. Los turistas, de a montones, levantan la cabeza intentando ubicarlo entre la miríada de figuras míticas, animales,  vegetales o humanas. Al final aparece. Al costado del portal, del lado derecho y a mediana altura, un astronauta flotando en su cordón umbilical se distingue sin lugar a confusiones. La primera versión que recogí fue la clásica premonición de algún picapedrero tan ignoto como sabio. Pensé que History Channel se podría hacer un festín de ovnis y extraterrestres. Pero seguí leyendo y escuchando (¡todo lo que se puede aprender “robando oreja” a los guías con banderín!) y la respuesta es menos mágica pero más lógica. En alguna de las últimas restauraciones del siglo XX, se incorporaron estas figuras como un tributo al paso del tiempo y a lo permanente de la iglesia católica. Se encuentran también un dragón comiendo un helado en cucurucho y una liebre,…